¿Puede Google predecir el futuro?


Los medios sociales nos invitan a descubrir nuevas tendencias mediante la investigación, a innovar en nuestros productos observando a los consumidores, a detectar fallos en nuestros servicios antes de que se transformen en crisis que afecten a nuestra cuenta de resultados. En definitiva, a anticiparnos. Pero, ¿significa esto que podemos predecir el futuro?

No podemos negar que es una posibilidad realmente sugerente, y en cierta medida no podemos negar este fenómeno.

La cuestión es que la tecnología nos permite medir el ruido generado por cualquier acontecimiento reflejado en los medios sociales y  analizar el sentimiento. Ambos indicadores clave, entre otros, nos permiten entender qué ocurre y por qué, y de paso entrever lo que puede ocurrir.

La analítica social no se restringe a dirimir si la percepción del consumidor es o no positiva hacia una marca, sino que una de las utilidades de la medición de medios sociales es la detección de  tendencias que podrían ser utilizadas para descubrir nuevos nichos de mercado, nuevos segmentos insatisfechos con ciertos servicios o simplemente atesorar información acerca de nuevos productos o servicios. En resumen: tener capacidad de anticipación.

LA BOLA DE CRISTAL DE GOOGLE EN LAS FINANZAS

En 2010, la revista Science publicó un artículo titulado “¿Puede Google predecir la Bolsa de valores?”. En dicho estudio se detallaban distintos trabajos científicos que se hicieron sobre la base de Google Trends para detectar correlaciones entre las consultas de búsqueda y resultados en el mercado a través del tiempo, demostrando una fuerte correlación entre las consultas de las búsquedas en Internet y las fluctuaciones semanales en la Bolsa.

Tobías Preis, físico de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz en Alemania apunta que “la gente decide comprar o vender acciones basadas no sólo en las motivaciones personales, sino en las decisiones colectivas de los demás”. Este “comportamiento de manada” hace que el mercado de valores sea tan caótico. Para predecir el mercado se necesita datos sobre lo que está pasando por la mente de la gente antes de tomar sus decisiones financieras. Una de esas fuentes de datos es el volumen semanal total de consultas de búsqueda de Internet, ya está disponible a los investigadores a través de Google Trends.

Los investigadores dirigidos por Preis se centraron en las fluctuaciones semanales en dos conjuntos de datos: el número de veces que el nombre de una empresa (en el índice S & P 500) fue incluido en una consulta de búsqueda de Google, el precio y volumen de negociación de las acciones de dicha sociedad. Se centraron en los 6 años desde 2004 hasta 2010.

Dichos hallazgos fueron publicados el  15 de noviembre en Transacciones filosóficas de la Royal Society.

Sé lo que muchos de vosotros estáis pensando ahora mismo y va a ser que no… :-(  No es tan fácil ni tan sencillo ya que los datos de Google no pueden predecir las fluctuaciones semanales de precios de las acciones.

Neil Johnson por su parte,, un físico de la Universidad de Miami en Florida,  afirma que si los investigadores pueden profundizar aún más en los datos de Google Trends se podría incluso ser capaz de predecir las crisis financieras.

GOOGLE Y LA PREDICCIÓN DE EPIDEMIAS

Igualmente, fue Google quien empezó a encontrar brotes de gripe casi dos semanas antes que las agencias federales de EEUU. Preguntas como “Síntomas de la gripe” o “dónde comprar un termómetro” fueron las responsables de ofrecer datos acerca de esta epidemia. Lo más interesante es la capacidad de anticipación para dar una respuesta cercana al nivel de demanda que se prevé. Y sobre todo, anticiparse a una cepa potencialmente peligrosa para la población.

Hoy mismo veo una información que apunta a que el 72% de los internautas españoles consulta dudas de saludo en Internet (quien no lo haya hecho, que lance la primera piedra)

EL FUTURO DE LA PREDICCIÓN

Con todos estos detalles y casos reales uno se podría preguntar hasta qué punto podríamos predecir el futuro. Como siempre, hay muchas dudas al respecto. No se puede desdeñar el hecho de que una muestra analítica que provenga de medios sociales no sería un universo representativo de toda la población (esto no significa que los medios sociales no influyan incluso a la población que no esté conectada a ninguna red) Sí es cierto, por ejemplo, que las personas mayores están menos representadas que la población más joven y también de que hay ciertas redes sociales que son “imposibles” (atención a las comillas) de escanear mediante robots o arañas, como las páginas privadas de Facebook, ya que estaríamos violando los derechos de protección de datos.

HOY EL MUNDO ESTÁ CONTENTO… SEGÚN TWITTER

Existen interesantes proyectos que incluso miden el estado de ánimo del mundo mediante un análisis semántico de los tweets de los usuarios, como por ejemplo, Twistori.

¿Alguna idea para su aplicación en las marcas? Estáis todos invitados a realizar comentarios!

En cualquier caso, sólo estamos hablando de tendencias, pero si alguien encuentra la fórmula de invertir en Bolsa mediante este procedimiento, le rogaría que me lo dijera, sólo por curiosidad…🙂

Y recordad que los mercados son conversaciones. Primera tesis del Manifiesto Cluetrain.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s