Pequeña gran historia de la ineptitud


No sé, quizá porque el cuerpo me pide guerra o será porque es la mejor forma de combatir la astenia primaveral, pero aquí os dejo la historia de lo que algunas veces ocurre en las grandes compañías multinacionales. Si alguien se ve reflejado que levante la mano y si no, mejor que se abstenga de tirar la primera piedra😉

Estoy absolutamente convencido de que la interacción de distintas parcelas del marketing , así como de distintos departamentos son la clave del éxito para cualquier estrategia.

Esto lo aprendí con la imaginación que te da la necesidad de crear proyectos de la nada, como cuando estuve en Telefónica. Al principio resulta muy tentador apoyarte casi como si de un milagro se tratara en la tecnología. Es cuando descubres que necesitas una base sólida de estrategia y un buen plan de negocio que sostenga todo, entonces, la tecnología ya vendrá. He asistido a rotundos fracasos de proyectos de tecnología punta (tan punta que ni siquiera las personas encargadas del proyecto tecnológico no terminaban de comprender, aún cuando disimulaban en una faceta de interpretación que habría abochornado al mismo Marlon Bando) y ninguna base estratégica (digamos “lógica” por simplificar)

Así pues el desarrollo podría ser el siguiente: al gran jefe se le ocurre una gran idea (que por supuesto no sabe desarrollar ni si funcionará, pero por algo cobra lo que cobra, tiembla amigo, tiembla) El jefe medio de cualquier departamento de negocio dice que ok. El departamento de tecnología dice que “eso es imposible”, porque no tienen pajolera idea de cómo llevarlo a cabo, y el tipo de desarrollo de negocio hace un modelo de negocio que no se sostiene por ningún lado (sí se sostendría dando por buenos las brillantes deducciones del gran jefe blanco infalible) y entonces ocurre lo que sigue.

El gran jefe se entera de que su idea brillante está perdiendo su mácula y le pide al jefe medio(cre) que lo impulse ya que entiende que si su brillante idea no se desarrolla se debe a la vaguería de los empleados que tienen la rutina instalada en su alma. El jefe medio(cre) presiona y entusiasma con la idea como si la hubiera parido con dolor. El departamento de tecnología (que la mayoría de las ocasiones está apagando fuegos) ofrece su mejor cara pero hace patentes las “enormes dificultades” (que finalmente no son tantas, ya que ese no es el problema) y constata el mayor esfuerzo que han de efectuar para llevar a buen puerto el proyecto con un guiño de ojo a la mayor gloria del chulo de colegio. El tipo de desarrollo de negocio hace cuadrar los números bajo lógica ilógica, pero al final cuadran. Lo malo es que le hacen responsable de la parte operativa. Este tipo lo advierte, pero ya hay demasiadas advertencias en el aire.

El comité aprueba la operación con grandes alardes y palmadas en la espalda, mientras salen de la reunión prometiéndose cielos y deseando infiernos, pero esto es política, esto es harina de otro costal.

Finalmente todo es un desastre pero, Gran jefe blanco sigue defendiendo la idea como la mejor y se queja de la pobre ejecución, el alter ego en el comité del Gran jefe blanco se frota las manos con fruición teniendo la seguridad de que el punto negativo ajeno se convierte en positivo propio. El departamento de tecnología, con grandes lamentos grita a quien le quiera oír que ya lo advirtió y echa balones fuera y como siempre, resurge de sus cenizas de unos y ceros. El jefe medio(cre) tira de las orejas al tipo de desarrollo de negocio y el tipo de desarrollo de negocio se jode y baila.

Esta es la verdadera historia interminable.

4 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s