#Spanishrevolution

Lo que deberías saber de #Democraciarealya y no te han contado.


“Las elecciones nos dan la oportunidad de votar, #socialmedia nos da la oportunidad de hacernos oír” Este fue uno de los Tweets que escribí en el día de ayer y pensé que podría ser un buen comienzo para mi artículo de hoy. Espero que os guste y como siempre, vuestros comentarios.

Era de esperar. La situación política y económica del país, unido a la fuerza de las nuevas tecnologías de la información han propiciado que se genere un movimiento social espontáneo que ya podemos  denominar #Democraciareal o #Spanishrevolution o #notenemosmiedo o #??…


Y esto es precisamente lo mejor y lo más definitorio, que es difícil ponerle un nombre. Se trata de una experiencia colectiva que en su esencia es dinámica y que por ello le obliga a adaptarse y reinventarse en un ciclo continúo buscando su propia identidad del momento, pero con un objetivo común.

EL PROBLEMA DE ETIQUETAR EL MOVIMIENTO ES LA ESENCIA DE SU FUERZA. He estado escuchando algunos “analistas” cuya crítica estaba basada en la indefinición del movimiento. “Pero, si ellos mismos no saben cómo se llaman”, defendían en sus tertulias tan apartadas de la realidad. Necesitan etiquetarlo de alguna manera para comenzar a extraer consecuencias, pero no se les ocurre sacar consecuencias y luego quizá etiquetarlas, si es que fuera posible. Quizá el nombre no sea tan importante, o quizá sí lo sea porque el cambio continuo de hasthtag implica un acto colectivo y en definitiva democrático.

Lo que es cierto es que Twitter deja de ser tecnología para convertirse en una plataforma que favorece la comunicación masiva e interconectada y que hace funcionar a un colectivo con un alma común y a un mismo grito.

EL PROBLEMA DE LA SEGMENTACIÓN AL USO. Estos mismos analistas buscan desesperadamente de nuevo etiquetar a las personas que llevan a cabo las manifestaciones. Algunos dicen que son internautas (claro, como los internautas no son personas y vienen de Marte…) (más…)